Reseña literaria de "El navegante de la eternidad", de Ricardo Secilla

2013 © Todos los derechos reservados.
Comprar en Amazon



Coincidiendo con la salida al mercado de la edición a papel de “El navegante de la eternidad”, desde este espacio en Fragmentos de inspiración, podéis tener la oportunidad de saber un poco más acerca de esta estupenda obra literaria de ciencia ficción fruto de un ser que se hace llamar el navegante de la eternidad. Su autor, Ricardo Secilla, será testigo de la repercusión social y psicológica que tendrá esta novela con el paso del tiempo.




Reseña literaria por Eredine:

Al comenzar a leer las primeras páginas no puedes evitar entrar en la atmósfera de misterio entorno a la figura de uno de los personajes de esta historia. A su vez, el título de esta obra tiene una connotación tanto poética como realista, pues describe lo que nos encontraremos en nuestro viaje por el mundo que el autor ha recreado con asombrosa capacidad creativa.

         El tema principal desarrollado es subliminalmente científico, desde la física cuántica, al explicar la existencia de la conciencia a través de partículas portadoras de autoconocimiento. Muy al estilo de ciencia ficción. Sin embargo, en la novela se observan otros temas como la experimentación de la conciencia, los universos paralelos, la transmutación del alma,  muy al estilo del género que pertenece esta novela y asimismo también se podría encuadrar en el género de fantasía Pero no solo se perciben dichos temas de forma explícita, hay otro implícitamente tratados para su debate a un nivel más ético como son las religiones que imperan en ese mundo.

         Tal y como está estructurada la obra, en dos partes, es más fácil seguir el hilo argumental. En la primera parte, la trama principal es por sí misma interesante, original, puesto que nadie ha tomado este planteamiento con ese mismo desarrollo. Además, su base científica es muy sólida. El contexto elegido es a la vez incierto, distópico, por lo que atrae más la curiosidad del lector cuando se adentra en la existencia del navegante.

         Conforme la narración va avanzando, y cabe destacar que se efectúa a un ritmo adecuado, podemos disfrutar de escenas ricas en elementos descriptivos, además del cambio temporal muy bien logrado por parte del autor.

         En la segunda parte, la trama se sucede junto con otras que han sido abiertas por la intervención de otros personajes muy bien construidos, desde su estructura social, hasta su cultura, religión y su mundo psicológico.

         Cada personaje tiene un rol que cumplir, una misión que está atada a lo inevitable: la venganza, la justicia, la supervivencia, el amor, etc. Motivos suficientes por lo que los personajes son impulsados a realizar determinados actos que podrán ser considerados moralmente lícitos o ilícitos por el propio lector.

         El nombre de los personajes resulta enigmático, así como los nombres de las ciudades. En su construcción, el propio autor ha considerado oportuno regalarnos un mapa de las distintas ciudades y un glosario con la descripción de los personajes para su mayor comprensión durante nuestra lectura por las tierras desconocidas en las que el protagonista principal se mueve. No obstante, calificar a un solo protagonista principal no lo veo justo puesto que intervienen otros personajes que son vitales para que esta historia obtenga su total comprensión. Y sobre ello, el final de sus acciones vendrá determinado por sus actos, todo un ejemplo moral de pensamiento.

         En cuanto al final de esta obra, el autor ha optado por mostrarnos un final semiabierto, muy a mi gusto personal, que invita a la reflexión y nos hace cuestionarnos más preguntas. Asimismo, y desde mi punto de vista, me he quedado un tanto defraudada por el cierre. Deseaba más historia, que hubiera alcanzado su otro objetivo, que no revelaré aquí para no desvelar la trama.

         Sin duda, mi paseo por esta novela me ha transmitido un gran conocimiento de la eternidad en toda su extensión cósmica, así como esta enseñanza: que una sola vida no es lo que cuenta y lo que encontremos en ella nos sirve de experiencia para la próxima. Quien entienda estas palabras, llegará a alcanzar un significado mucho más profundo, pues esa es la intención del autor de esta genial obra.

         En resumen, una novela muy recomendable a los amantes de lo desconocido, a aquello que nos rodea y no podemos ver directamente en su totalidad, pues para ello tendríamos que ser un navegante y viajar eternamente en todas sus dimensiones.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Magnifico libro se lo recomiendo a todo el mundo.
Asunción Belarte ha dicho que…
Muchas gracias, Anónimo por opinar.

¡Saludos!

Entradas populares de este blog

"El joven Moriarty y la planta carnívora" de Sofía Rhei

Aleluyas de Don Pirulí de la Habana, de Gloria Fuertes

SUSURROS DE OTROS MUNDOS GRATIS DEL 6 AL 10 DE ENERO