Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2011

ESPERANDO TU COMPAÑIA : el desenlace final

Hola, después de las fiestas os dejo el desenlace de esta historia que ya lleva muchos años escrita. Y, porque una es una dama, no revelaré cuántos años hace ya de eso.

¡Qué tengáis una buena lectura!




ESPERANDO TU COMPAÑIA
                                                                El desenlace final


En Navidad, pude visitarles otra vez, pero siempre tenía que ir yo. Ella decía que no podía separarse de Andy puesto que era muy pequeño. Para mí que se creía que se escaparía como hice yo. Aunque era un niño muy bueno, no debería de estar tanto tiempo con ella y pasarlo con otros niños de su edad. Al decirle esto a mi madre, me echó de casa. En ese momento pensé que no debí de haber vuelto a casa. Todo esto ocurrió al año siguiente y mi padre no dejó de consolarme durante un largo período. A Robert le iba mejor. Me aliviaba su compañíay su manera de tranquilizarme. Pasó muy rápido el tiempo y las cosas evolucionaron. Él acabó la carrera y yo tardé un poco más porque me supuso mucho esfue…

ESPERANDO TU COMPAÑÍA: primera parte

Hoy os dejo con la primer parte de este relato que optuvo el primer premio del 5º Concurso de Narrativa Juvenil en Albal (Valencia)

Deseaba compartirlo con vosotros. Muchas gracias por leer.

¡Saludos de Eredine!

ESPERANDO TU COMPAÑIA:primera parte


Te cuento esto porque nunca me he sincerado con nadie. No pretendía ser una melancólica de la vida que tanto sufre por los demás. Siempre he sabido areglámelassola.Yo sé quien soy. Jamás conseguirán hacerme daño. He aprendido de esta vida que cuando consientes que te humillen, es porque esas personas no son problema tuyo y no te entienden. ¡Para qué perder el tiempo intentando entenderles si en realidad no quieren ni puedes hacerles cambiar!
Mi infancia fue muy solitaria. Crecí en Milwaukee (en el estado de Wisconsin) en el centro-este de los Estados Unidos. Nunca tuve una relación con nadie que fuera de mi posición social pues mi familia, empresarios de toda la vida, almacenaban maíz para que yo pudiese comer. En el colegio, los profesores no m…